5 razones para hacer plancha todos los días

5 razones para hacer plancha todos los días

La plancha es uno de esos ejercicios que no pasan de moda y esto tiene una buena razón: cuando se trata de calificar entrenamientos, ningún ejercicio es mejor que la plancha en términos de tiempo y eficacia, ni siquiera los abdominales. ¿Quieres conocer más razones de por qué deberíamos hacer planchas todos los días? Revisa la nota a continuación:

Foto: Freepik

Amada por muchos y odiada por otros tantos. Lo cierto es que la “plancha” o “plank” es el ejercicio más eficaz. Es un ejercicio en el que se emplea el peso corporal y se trabaja el core y los músculos abdominales, entre otras partes del cuerpo. ¿Qué significa eso? Que con este solo ejercicio puedes trabajar la caja muscular que abarca desde el diafragma del cuerpo, el recto abdominal, los oblicuos y transversos, glúteos, paravertebrales, la musculatura del suelo pélvico y la cadera.

Este movimiento desafía a todo el cuerpo y quema más calorías que una rutina de ejercicios tradicional. Además, es mucho más fácil para la espalda y puede ayudar a prevenir lesiones.

Si lo anterior todavía no te convence, aquí te contamos otras cinco razones para hacer planchas todos los días:

  1. Mayor definición muscular

Como te contamos más arriba, la plancha involucra el músculo transverso abdominal, recto abdominal, oblicuos y glúteos. Esto es importante porque cada grupo muscular tiene un propósito diferente y le da una definición diferente:

  • El transverso abdominal aumenta la presión abdominal para que puedas levantar más peso y también ayuda a aplanar el abdomen.
  • El recto abdominal mejora el rendimiento en los deportes que requieren saltar y da el aspecto de “six pack”.
  • Los oblicuos son responsables de la flexión lateral y el movimiento de torsión de la cintura. El desarrollo de estos músculos también ayudan a darle al cuerpo el aspecto de reloj de arena.
  • Los glúteos apoyan la espalda y ayudan a tener un buen formado y fuerte trasero.

2. Reduce el riesgo de lesiones

Los abdominales fuertes y trabajados le dan al cuerpo la capacidad de realizar movimientos en todos los planos. Con el fin de realizar deportes o actividades diarias sin dolor, es esencial contar con un “núcleo” fuerte. La plancha es una manera segura para desarrollar el músculo y proteger la columna vertebral y las caderas durante el movimiento.

3. Entrenamiento en cualquier lugar

La plancha es una rutina ideal para realizar en la casa, en un viaje o en cualquier espacio, abierto o cerrado. No necesitas ningún equipo o mucho espacio. Y, si estás corto de tiempo, igualmente puedes lograr un buen entrenamiento haciendo planchas.

4. Mejora la postura

Un abdomen fuerte se traduce en un cuerpo con mayor posición vertical. Al tener una base sólida, el cuerpo se ve más alto y erguido, y es menos probable que se encorve. Los músculos de la base apoyan la columna vertebral, que es lo que contribuye a la gran postura.

5. Mejora el equilibrio

Un núcleo sólido aumenta la estabilidad en todo el cuerpo. Es esencial para el equilibrio y la coordinación. Si el abdomen es débil, será mucho más difícil encontrar el equilibrio. Hay una razón por la cual quienes practican yoga tienen un gran equilibrio: su núcleo soporta cada movimiento que realizan y los mantiene en la alineación.


Planchas básicas para conseguir un abdomen fuerte

Plancha con antebrazo:

Apóyate en los antebrazos con las piernas extendidas hacia atrás. Aprieta las manos y lleva los codos directamente bajo los hombros. Forma una línea recta desde la cabeza hasta los talones, usando las puntas de los pies para apoyarte. Aprieta los cuádriceps y los glúteos todo el tiempo y mantén esta posición durante al menos 30 segundos o un minuto.

Foto: Freepik

Plancha lateral

Lleva tu antebrazo derecho con el codo debajo de los hombros y los pies juntos. Levanta las caderas lo más alto posible, formando una línea recta desde la cabeza hasta los talones. Extiende el brazo izquierdo directamente por encima del hombro y aprieta la mano derecha en la colchoneta o el suelo. Mantén el abdomen apretado todo el tiempo y sostén la posición durante 30 segundos por cada lado. Para un desafío extra, levanta la pierna contraria a la que estás apoyando.

Foto: Freepik

Plancha con brazo extendido y tocando el hombro

Pon las manos debajo de los hombros y levántate con las puntas de tus pies. Mantén los brazos rectos y la mirada hacia el suelo. Aprieta los omóplatos y el abdomen. Mantén los cuádriceps y glúteos sostenidos todo el tiempo y quédate en esta posición durante al menos 30 segundos o un minuto.


¿Qué opinas sobre la plancha? ¿Te atreves a hacerla todos los días? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat Online 1